top of page

BLOCKING VECINAL UNA REALIDAD SILENCIADA POR LOS MALTRATADORES

Actualizado: 12 may 2021

¿SUFRE O HA SUFRIDO ACOSO VECINAL? ¿REALMENTE EXISTE?

La personas malas existen, tal como señala Iñaki Piñuel uno de los psicólogos que más ha estudiado las formas de maltrato como el mobbing, el bullying (consiguiendo como perito de un caso concreto sembrar jurisprudencia) y las relaciones destructivas en que una de las personas, destruye psicológicamente a la otra. Habla de psicópatas socializados, es decir, personas que parecen demostrar emociones pero en realidad están carentes de ellas. De mobbing, bullying, etc. Queda mucho que hablar, pero también tenemos que empezar a hablar de acoso vecinal o blocking.



¿QUÉ ES EL BLOCKING?

Cuando la violencia, el acoso se da en el ámbito escolar se denomina Bulling, si es en el trabajo recibe el nombre de Mobbing, si es en una comunidad de propietarios, si se trata de acoso vecinal, entonces estamos hablando de Blocking. El vocablo, como es de suponer, es de origen anglosajón y se utiliza tanto para nombrar el hecho de “bloquear” a una persona, como a gran parte de una comunidad de propietarios, o incluso a su totalidad.

Estamos hablando de circunstancias sumamente perturbadoras, desequilibrantes, horriblemente estresantes para la persona que las sufre, como resultado de una acción continuada y sistemática de acoso. No debemos confundir las cosas, no se trata de “un problema de convivencia”, o de “disparidad de criterios u opiniones”, “simples desavenencias” entre los miembros de una comunidad; se trata de un continuo acoso con intenciones maliciosas, cruel, y acompañado de violencia psicológica sobre la víctima… (Fuente, Carlos Caldito).

Los problemas de convivencia se han dado siempre, sobre todo desde que las personas han pasado de vivir en el campo a tener que hacerlo en comunidades de vecinos, en pisos cercanos o contiguos. Pero los problemas vecinales se resuelven, y es algo distinto del blocking, que al igual que en el mobbing, que sería el acoso en el ámbito del trabajo, no es un problema laboral, sino que uno o varios trabajadores la toman con otro, simplemente para lograr su degradación psicológica y en última instancia que abandone su puesto. El blocking sigue las mismas pautas que el mobbing. No se trata de un conflicto entre vecinos, se trata de el acoso que uno o varios vecinos sufren por parte de otro u otros, de cara a “fastidiarle la vida” por decirlo de alguna forma, y cuyo fin último es que abandone su vivienda.

Para que haya blocking, se necesita, un acosador, uno o varios acosados (pues a veces se acosa a todas las personas que comparten una vivienda) y espectadores o colaboradores en el acoso. El hecho de que se confunda con un problema vecinal, suele responder a que el acosador empieza quejándose por algo concreto , muchas veces no directamente al acosado, sino al presidente de la comunidad, a otros vecinos (con lo que ya crea que éstos vean de otra forma a la “víctima”), cómo que pone la música muy alta, que es una persona sucia y varios etc. A veces no se da ni esa queja concreta que inicia el blocking.

En el caso de, llamémosla María, una mujer de 46 años, el acoso por parte de una vecina empezó al año de haber quedado viuda, habiendo perdido años antes también a su hijo mayor. Desde que se había casado residía en la misma vivienda, que ya era de su propiedad, ahora con sus dos hijos adolescentes. Empezó a fijarse que siempre que iba a entrar o salir de casa una vecina la observaba, y en algunas ocasiones le insultó desde la ventana. El presidente de la comunidad, habló con ella, diciéndole que había recibido quejas de que sus hijos montaban “mucho alboroto en el ascensor”, cosa que ella no creyó, pero pese a todo, advirtió a sus hijos. Cuando llegaba con bolsas de la compra, al ir a coger el ascensor, tenía que esperar, pues alguien lo había dejado bloqueado en otro piso. En una de las ocasiones subió, y vio que su vecina lo mantenía ocupado, ella se quejó, y la vecina la insultó y le dijo que lo que quería es que se fueran del edificio, sin darle ninguna razón concreta. Empezó también a insultarla por la escalera, pendiente siempre de cuándo entraba o salía de casa. Y llegó a insultarla en la calle, culpándola incluso de la muerte de su marido. Además, había otras pequeñas cosas, como que se encontrara basura en su buzón y múltiples etc. María consultó a la policía, que le dijo que era su palabra contra la de ella, pues no había testigos. Su salud física y mental empezó a deteriorarse. Evitaba salir de casa, y si lo hacía, por consejo de un amigo, era con la grabadora del teléfono puesta. El presidente de la comunidad le dijo que no podía hacer nada, y María intentó hablar con su vecina, que, cómo única explicación le dijo que quería que se fueran de allí. Finalmente, consiguió grabarla mientras la insultaba en la calle, y con ayuda de un testigo, la policía intervino, solo por los insultos, pero pese a que sigue haciéndole la vida insoportable, se siente más tranquila, aunque tuvo que recurrir a ayuda psicológica.

Siguiendo a Carlos Caldito, el acoso posee muchos más ingredientes: humillación pública de la víctima, intentos de agresión, daños a sus propiedades (casa, coche…) y también en la mayoría de los casos, la víctima sufrirá el castigo “del silencio”, situación que suele comenzar con actitudes tales como que los vecinos se “muestran aburridos” porque, la víctima solo suele hablarles monotemáticamente y de forma reiterada, de su problema de acoso vecinal cada vez que se lo encuentran; otra opción que también suelen adoptar los vecinos es “huir de la víctima” y procurar evitar por todos los medios que, se sospeche que han tomado partido por la persona agredida, no sea que el/los agresores acaben tomando venganza… Cuando se llega a este punto, inevitablemente hemos de concluir que los agresores han logrado conseguir sus objetivos.

Cada caso es diferente, pero no es infrecuente que el acosador se aproveche de alguna situación de poder, cómo un cargo laboral, formar parte de la directiva de la comunidad, etc. para conseguir sus propósitos. Puede poner denuncias falsas constantes, (a veces en las que por “amiguismo” –y por supuesto no se quiere decir en ningún momento que la mayor parte de los funcionarios de la ley no hagan perfectamente su trabajo y no caigan en éstas conductas– no se sigue el procedimiento adecuado para poner la denuncia o se ocultan informes que podrían beneficiar al acosado), intentar agredir físicamente a la víctima cuando entra o sale del edificio, sembrar rumores sobre ella, mantenerla bajo un control constante y una multitud de conductas más, que vistas aisladamente podrían parecer una “tontería entre vecinos”, pero que no dejan de formar acoso. Es frecuente que el resto de los vecinos, dados los rumores, hagan también imposible la vida del o los acosados, con conductas parecidas o similares, alegando los rumores y comentarios que ha oído.

Las consecuencias para las personas víctimas de este acoso, son devastadoras. Según Pscarrasco serían entre otras:

Para la VÍCTIMA:

– Síntomas físicos, mentales y sociales. – Ansiedad. – Apatía. – Miedos acentuados y continuos. – Sentimientos de fracaso, impotencia y frustración. – Pérdida de la autoestima e infravaloración. – Problemas de concentración, disminución de atención y memoria. – Adiciones. – Alteraciones físicas. – Alteraciones del sueño. – Trastornos de la conducta social: – Susceptibles e hipersensibles a las críticas. – Agresividad e irritabilidad. – Con conductas de aislamiento, evitación, etc. – Deterioro de la vida social de la persona. – Para el entorno familiar/social.

Tanto la familia como el entorno social padecen las consecuencias de ver a una persona desmotivada y con una conducta general de retraimiento. Esto se puede traducir en:

– Desestructuración familiar. – Malestar en las relaciones familiares. – Pérdida de ilusión e interés por los proyectos comunes. – Abandono de las responsabilidades familiares.

Así mismo, muchas familias, acaban abandonando el lugar de residencia. El problema es mayor cuando no pueden hacerlo porque están pagando una hipoteca o no puedan permitirse el traslado.

Antes de llegar a esta fase de darlo por perdido, tenemos que intentar resolver el conflicto. Muchas de las personas acosadas acuden al psicólogo para que les oriente y les ayude, pues sienten que han fracasado todos sus intentos. La importancia de que el psicólogo diagnostique adecuadamente a la víctima, como en otros casos de acoso, va a ser vital para que pueda o bien poner en marcha medios para resolver el problema, o para volver a recuperar su salud, tanto física como mental.

Entendiendo que es un tema más que difícil de describir, cómo lo ha sido el mobbing, o el bullying, y demostrar, tenemos mucho trabajo por delante. Pero tal como dicen desde el Campus Stellae, no todo está perdido.

Es necesario señalar que en Barcelona existe ya una Fiscalía especializada en acoso vecinal/inmobiliario, la simple existencia de la misma está suponiendo después de cierto tiempo de funcionamiento, que se haya producido un cierto efecto disuasorio a las acciones de potenciales acosadores…

Y recuerde, si sufre o cree estar sufriendo este tipo de acoso, no deje de consultar con un psicólogo especializado en estos temas. Además, puede acudir a los medios policiales, o judiciales para informarse como debe proceder de cara a parar o defenderse del problema.



Carta de un vecino denunciando un blocking real


BLOCKING EN LA COMUNIDAD DE VECINOS DE LA CALLE CÓRDOVA DE SANTA

COLOMA DE GRAMANET (BARCELONA)


En una comunidad de vecinos puede llegar a ser normal y comprensible que surjan algunos roces con algunos vecinos o, simplemente, que te lleves mejor con algún vecino que con los demás. Pero cuando se transforman en insultos, faltas de respeto, violencia o amenazas es cuando se debe actuar ante el blocking.

Es un asunto muy serio, y no se debe tomar a la ligera, bien por desconocimiento o falta de información,

en el artículo 172 del Código Penal del 1 de Julio 2015 nos recoge cuando una persona es víctima de alguien,

que le la persigue o le perturba de forma constante y habitual.

EN UN VECINO--------DELITO DE ACOSO

El proceder del acosador, es buscar siempre disputas---cuyo objetivo es que el acosado abandone la

propiedad.

-¨PARA QUE REALMENTE SE DÉ ACOSO VECINAL...TIENE QUE HABER ESPECTADORES

O COLABORADORES EN LA COMUNIDAD QUE DIVULGUEN LOS RUMORES INICIADOS

POR EL ACOSADOR¨


FASES DEL ACOSO

El acoso consta de varias fases diferenciadas:

1. Fase de conflicto

Generalmente el acoso suele iniciarse como un problema vecinal de convivencia que en su momento

no fue resuelto y que se ha cronificado en el tiempo.

2. Inicio del acoso

El acosador o acosadores inician las estrategias del acoso frente a la víctima/víctimas. Esta fase

puede alargarse en el tiempo debido al inicio sibilino y a la negación que se realiza después por

parte de la víctima, y más tarde, por parte de la comunidad.

3. Intervención externa

En esta fase la situación de conflicto se hace pública y se pone en conocimiento de la comunidad u

otros organismos, tratándose de tomar medidas para solucionar la situación que vive la víctima.

4. Marginación, exclusión, huía o abandono

En esta última fase, en muchas ocasiones la víctima se ve obligada dada la situación que vive a

abandonar la vivienda, o a vivir en un sistema de reclusión que le lleva a padecer multitud de

síntomas y perjuicios a todos los niveles.


CONSECUENCIAS PARA LA VÍCTIMA Y EL ENTORNO

La víctima que sufre el blocking padece síntomas de varios tipos, entre ellos, físicos, mentales y sociales,

del tipo:

• Ansiedad

• Labilidad emocional con múltiples vaivenes en el estado de ánimo

• Pérdida de autoestima

• Alteraciones del sueño y la alimentación

• Sentimientos de rabia, frustración e impotencia

• Miedo continuado

• Conductas de evitación y/o aislamiento

• Irritabilidad e irascibilidad

• Etc.

Además de las consecuencias que la propia víctima sufre, también el entorno más cercano, bien familia o

amistades, se ven repercutidos por las mismas:

• Conflictos en las relaciones

• Desestructuración generalizada

• Desmotivación y pérdida de interés por proyectos y objetivos personales y comunes

• Desinterés y falta de participación en las responsabilidades personales

• En los casos más extremos, abandono del lugar de residencia

• Etc.

*Algunas pautas del acosador*

1- conductas de hostigamiento continuas dentro de una secuencia reiterada

2- Clara intención de continuidad con un objetivo de perjudicar con un plan preconcebido, que

consiga alterar de forma sustancial la vida cotidiana del vecino víctima.

3- El ruido como como arma de acoso vecinal (utilizado con nocturnidad y alevosía)

4- Buscan a la víctima por la noche para que no pueda dormir, fuertes golpes en distintos intervalos de la madrugada. (con el fin que abandone la vivienda).


*LOS ACOSADOS*

Reciben insultos, sufren el vacío de los vecinos y daños en su propiedad.


MI TESTIMONIO

Me dirijo a toda la Comunidad de propietarios, donde tengo mi residencia habitual, Me llamo XXXX y vivo desde hace 23 años en XXXX de esta Comunidad, con mi hijo.

Desde hace más de 22 años aproximadamente la convivencia con los vecinos de la planta XXXX ha sido y sigue muy a nuestro pesar, muy difícil de sobrellevar, sufriendo por parte de ellos, hostigamiento, y causando daños a mi propiedad, Como todos ustedes saben lo que ha ocurrido con el toldo, he incluso hemos podido ver, como tenemos vomitados en nuestro buzón, y algún rallado en nuestra puerta nueva, que con mucho sacrificio estamos pagando.

Hace muy poquito he cambiado la puerta de la entrada de mi piso, y a la semana de tenerla, me la rallaron, supe que eran ellos, por que sentí desde mi cocina como se movía algo en mi puerta, me asomé por la mirilla y vi a uno de ellos como lo hacía, pero no hice nada, me quedé parada y lo que hice fue comunicárselo al administrador de la finca, del cual también es conocedor de los meados de su perro, dónde dispongo de fotografías y vídeos de la orina cayendo por mi toldo y balcón, No pudiendo ni siquiera

tender mi ropa, ya que con el viento y el toldo empapado me entraba orina hacia nuestra casa.


Hemos tenidos enfrentamientos verbales con ellos por dicha causa, además la vecina que tenía alquilado el piso XXX y XXX, también se quejó por los meados del perro, creando molestias por olor y por insalubridad, no contentos con esto, para frenar tanto deterioro de mi toldo, puse un plástico, y al poco tiempo, me rajaron el plástico y con ello me abrieron la del toldo, lo cerré de nuevo el plástico, y no transcurrió ni una semana que me lo volvieron a rajar, produciendo daños en la fachada, están las marcas que son visibles desde el exterior y se pueden ver, así que me tuve que ver obligada a poner otro plástico para evitar más actos vandálicos por parte de ellos.

Por la parte de las habitaciones pequeñas, (en la cual duermo yo ahora) ya que en mi habitación no puedo por que me despiertan con fuertes golpes: me han tirado excrementos y orina, el toldo está prácticamente recogido y lo protege su aire acondicionado, por lo que han tenido que ser muy sutiles y sibilinos quien lo

haya hecho.


Nos has insultado y amenazado de muerte tanto a mí como a mi hijo, que tuviésemos cuidado por la calle, que nos iban a matar, porque les pillamos escupiendo en la puerta de nuestra casa, y al ser descubiertos, nos amenazaron, nos insultaron, intentaron agredir a mi hijo, y gracias a Dios que un vecino cuyas siglas

XXX, le cogió el puño al XXXX parar pararlo, a día de hoy, aún quedan restos en nuestro buzón de papel pegado, pues teníamos hasta vómitos dentro del buzón. (y en la actualidad vuelve a pasar lo mismo)


Los golpes por las noches han sido y sigue siendo continuos, en mi habitación, para que se hagan una idea, no puedo ni dormir en ella y me he tenido que ir a otra, (como he comentado anteriormente) sé que hay vecinos, como la Señora XXXX (del ático que ya no está), le contó a otra vecina, a la Señora XXXX cómo ella oía los golpes que los vecinos de abajo me metían por la noche, y es más, se lo hizo saber a ellos en

una conversación que tuvieron.


Pero no sólo somos los únicos que hemos sido vejados por ellos, han tenido problemas con la Señora XXXX, con otra pareja de señores mayores que ya no están, y también otra Vecina cuyas siglas XXX he sentido insultos hacia ella, golpes que le propinaban por las noches, y venir ella a mi casa y contarme muchas cosas que, para las dos queda, que no les quepa duda, que también sabe y es consciente de cómo a mí me han insultado y han dado fuertes golpes, pues en más de una ocasión me ha picado a mi puerta

para saber como me encontraba con todo lo que estábamos viviendo.

Por el día, si estamos en casa, más de un vecino he sentido decir cómo oyen los golpes, pues son tan fuertes, que hasta salen por el balcón o se asoman y son conscientes de lo que pasa en mi casa.


Nunca han parado de hacernos la vida imposible, su único objetivo es hacernos daño de la manera más vil y cruel que tiene el ser humano, con mentiras, manipulando la verdad, he incitando el odio por parte del vecindario hacia nosotros, en bastantes ocasiones, nos tenemos que ir mi hijo y yo días o yo incluso semanas, para poder descansar y tener tranquilidad, hubo un momento en la que su agresividad fue de

tal magnitud, que me tuve que ir una larga temporada, por qué por las noches no nos dejaban dormir, no entendemos ni mi hijo ni yo, ni el motivo ni la razón por la que llevamos tanto tiempo sufriendo éste acoso por parte de ellos.

De lunes a viernes, salimos de casa a las 7.30 horas de la mañana y no regresamos hasta las 19 horas o las 21 horas de la noche, no estamos en casa casi nunca, y lo poco que estamos, no nos dejan tranquilos.

Somos personas de paz, no nos metemos con nadie, trabajamos y nos nutrimos de la sabiduría de las aulas para reforzar nuestra formación, cultura y educación y con mucho esfuerzo nos cuesta el poder tener un nivel de vida digno.

Tanto mi hijo como yo, solicitamos que en protección hacia nuestra salud y nuestra integridad moral.


EL DERECHO A PERMANECER EN NUESTRA VIVIENDA SIN QUE SE NOS EXTORSIONE Y ACOSE.


He creado un correo electrónico dónde los vecinos que sientan la necesidad de poder hablar conmigo, sin

miedo a las represalias con el fin de llevar a cabo testimonios de esta verdad que ha estado oculta en silencio durante tanto tiempo, puedan hacerlo.


++++@outlook.es (ficticio)


PARA QUE NUNCA MÁS VUELVA A PASAR

Para que esto nunca más vuelva a pasar, ni a mí, ni a sus hijos, hermanos, padres,

amigos, etc.


-DENUNCIEN PARA QUE LA VERDAD SALGA Y PODAMOS ENTRE TODOS ELIMINAR ESTA LACRA DE LA SOCIEDAD.

-No por ser Mujer y vivir con tu hijo sola da derechos a algunos a vernos como las víctimas perfectas, donde su frustración, crueldad y ensañamiento la descargan con los más débiles.



159 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page