ASPECTOS FUNDAMENTALES A LA HORA DE ELABORAR TU C.V...Y LOS SOFT SKILLS MÁS VALORADOS EN UNA EMPRESA

Actualizado: may 1

Tener tu historial laboral recogido en un único documento base te va a ser de gran ayuda para elaborar posteriormente tu propuesta de valor para cada compañía. No olvides tampoco que cualquier perfil online es también un CV, como es el caso de LinkedIn, y por tanto aunque hoy nos referimos al CV clásico, parte de lo que vas a leer también puede servirte para tu comunicación en redes sociales. En un currículum conviven dos tipos de comunicación: la verbal y la no verbal. Existen componentes – que no son las palabras escritas, sino el formato y la presentación – que también pueden marcarte goles a favor o en contra según cómo los utilices.

El impacto de tu Currículum Vitae puede llevarte

Según estudios cognitivos recientes, basados en eye-tracking, en la primera criba que hace el reclutador solamente dedica 6 segundos a la lectura de cada CV. En este momento su mente inconsciente ya decide si «encaja» o no. Es como cuando conoces a alguien y por la primera impresión intuyes que habrá feeling o no. Posteriormente, y si el tiempo se lo permite, volverá a leer con más detenimiento los currículums, una media de 20 segundos para cada uno. Reza el dicho popular que «la ocasión la pintan calva», así que vamos a hacer un CV interesante a primer golpe de vista. No bonito, ¡interesante!, que genere un primer vínculo positivo. Una información que te puede resultar útil es saber en qué se fijan primero los reclutadores. Los estudios confirman lo que ya sabíamos y es que existe un patrón general. A continuación, te indicamos las zonas hacia las que dirige antes su mirada el reclutador.




6 aspectos fundamentales de tu CV a tener en cuenta

1. Aspecto general del CV En cuanto al aspecto general, claridad y facilidad de lectura pueden aumentar entre un 40% y un 60% la capacidad de atracción de tu CV según estudios psicométricos. La tipografía debe ser Arial, Verdana o parecidas. Evita las que son más recargadas o decoradas, o excesivamente «originales». Puedes usar máximo dos colores, es decir el negro o gris del texto, combinado con otro si lo deseas, aunque mejor si es discreto (excepción hecha para sectores muy creativos, en que el CV debe ser eso: creativo) La fotografía – cuando se incluye – capta la atención al instante y se graba en el recuerdo. Predispone positivamente cuando es una imagen profesional, adecuada al puesto. Procura retratar tu mejor versión. 2. Tu Nombre bien visible A parte de la fotografía, si la hay, se sabe que inicialmente prestan atención al nombre. En este sentido, escribir el nombre bien visible – incluso discretamente personalizado – puede ayudar, quedando casi innecesarios datos que no sean los de contacto. Existen datos de tipo personal como domicilio, DNI, fecha de nacimiento o estado civil que puedes obviar y que además por tratarse de datos personales, legalmente no tienes por qué incluir. La cuestión que aquí nos interesa es que no haya datos que resten protagonismo a los que deben constar:

  • Nombre

  • Teléfono (¡Solo uno!)

  • Dirección e-mail (¡Solo una! Y por favor que no sea del tipo fiestuky33@…..com o poetasfan@….com, sino tu nombre y apellido por ejemplo. Si es necesario crea una nueva cuenta «seria»).

  • URL LinkedIn (¡Ten un buen perfil en esta red!)

  • Cuenta Twitter (¡Solo si la utilizas regularmente!)

  • Blog (¡Si tienes!)

En esta fase concreta, en general, la impresión que causa recibir un CV con multitud de datos innecesarios es de «antiguo», de persona que no se ha actualizado o que no se ha molestado en informarse sobre qué deben saber los seleccionadores de entrada. Es cierto, y ya me adelanto a algunas voces escépticas, que existen centenares de modelos de CV y que en muchos casos incluyen este tipo de datos, pero que haya muchos no quiere decir que tengan razón. Tampoco se puede negar que habrá reclutadores que prefieran ver la edad (o fecha de nacimiento) de la persona, pero eso nos conduce a otro debate. Desde un punto de vista de estrategia comunicacional, mi recomendación para un candidato es no ponerla, pues es probable que, al no tener el escollo de la edad, el seleccionador siga leyendo, generándose con ello la oportunidad de que detecte otros puntos fuertes del aspirante de gran valor para la compañía. 3. Cargo o puesto actual y compañía Este apartado es otro de los fundamentales para el reclutador. En él debes hacer constar desde cuándo trabajas ahí o el intervalo de fechas. Coloca en líneas distintas el cargo y el nombre de la empresa y utiliza recursos tipográficos distintos. Por ejemplo, cargo en minúscula y negrita, empresa en mayúsculas, pero sin negrita y un punto más pequeña en función de lo que quieras resaltar. Recuerda que la negrita es lo que verán antes. Si deseas resaltar los cargos ocupados, destácalos: Operador de cámara OUR FILMS En el caso de empresas conocidas, quizá te interese cambiar el orden manteniendo el tamaño: COCA-COLA Community manager Si usas mayúsculas no uses negrita, un solo recurso a la vez. Y es fundamental que sigas el mismo criterio para todos los puestos.

Justo debajo es donde debes esmerarte en explicar lo más significativo en el desarrollo de tus funciones. Aplica esta máxima: «menos es más». Por tanto, dedica un tiempo a escoger el lenguaje apropiado, de este modo no saturarás al lector, centrarás la atención en lo que te interesa y darás sensación de ser organizado y competente.

  • Para empezar, esquematiza tanto como sea posible utilizando viñetas.

  • Al explicar tus funciones usa palabras que conecten con el sector (o empresa) en el que quieras entrar. Por ejemplo, imaginemos el caso de alguien que trabajó en el sector sanitario coordinando las visitas de los pacientes y se presenta a un puesto en el departamento de logística de un fabricante de coches, es decir aparentemente nada que ver. Lo que debe escribir son palabras que, siendo acertadas para sanidad también lo sean para la logística o para los coches: fases del proceso de atención, programación de visitas, distribución de informes y plannings de operaciones, montaje de quirófano, etc.

  • Cuando el texto no sea esquema sino redactado, no abuses de los sustantivos acabados en -ción.

  • Si no tienes un cargo concreto, pero eres el/la responsable de alguna función, valora el poner «Responsable de…», pero nunca juegues a inflar donde no hay.

  • Incluye logros alcanzados si son concretos o explicables en no más de una línea.

  • Recalca en negrita aquellas palabras clave que consideres que debe ver el reclutador.

  • Evita toda información superflua para el puesto. No debe interesarte decir todo lo que sabes, sino saber decir justo lo que es interesante.

4. Cargo o puesto anterior y compañía Este apartado será lo siguiente que instintivamente busque el seleccionador. En este caso debes seguir el planteamiento anterior, con un lenguaje todavía más preciso y sintetizando al máximo. Si por vicisitudes de la vida fuera este trabajo, esta experiencia, que más conecta con el puesto ofertado (imaginemos que la persona del ejemplo anterior, antes de trabajar en ámbito sanitario, hubiera colaborado con una empresa de neumáticos para coche), entonces deberías extenderte más en este y en el «puesto actual» ser más sintético. También tienes la opción de hacer un CV cronológico, empezando por el trabajo más antiguo de los dos. Esto es factible si solo pones estos y omites el resto (otra opción para el resto es «Otras colaboraciones»). La decisión depende de la relevancia de los puestos y de los años que ocupan en tu historial. Cuando pongas intervalos de fechas no incluyas meses, únicamente los años de inicio y final separados por un guión, preferiblemente en un lugar visible fácilmente. Un buen formato es este: 2012 – 2016 Operador de cámara OUR FILMS • … • … • … 2007 – 1012 Ayudante realización TV EDIN • … • … • … 5. La Formación es también importante en el CV Este es otro de los apartados hacia los que un reclutador va directo y, si se encuentra en la primera página, desde luego será lo primero que vea. No es necesario que indiques si la formación es reglada o no, simplemente incluye un listado de la formación que consideras que te hace apto, junto con otras competencias, para el puesto de trabajo. Los cursos y cursillos que no estén vinculados al puesto no tiene sentido que los pongas, así como los estudios de la ESO (distraen la atención respecto a lo relevante). Se sobreentiende que la realizaste, únicamente se recomendaría si los cursaste en un centro de prestigio, reconocido o cuando no tengas otros. Destaca en negrita el título que tengas que se relaciona con el puesto de trabajo ofertado, esté en la posición que esté. Puede ser más de uno. Recuerda que el orden de fechas – directo o inverso – tiene que ser el mismo que el del resto de apartados. En la información debes indicar dónde cursaste y por lo menos el año en que terminaste o dará la sensación de que lo escondes y por tanto generarás duda. 6. ¿Y los demás apartados del CV? Los demás apartados son leídos también, pero no están entre lo que miran durante los primeros 6 segundos. Sin embargo, lo harán en los siguientes segundos y minutos. • Objetivos profesionales Realmente la empresa no desea saber tus objetivos, sino más bien lo que tú puedes aportarle, por tanto mejor sustituye este apartado por el de «Perfil profesional», una breve descripción de cómo te defines. Aquí es importante indicar tus valores, con un par o tres basta, alineados con la empresa. Puedes incluso destacarlos como un párrafo aparte. • Ofimática Ni siquiera es necesario. No lo miran, se sobreentiende que conoces por lo menos el Office e Internet, por tanto al ponerlo das sensación de «antiguo». Únicamente programas muy específicos o infrecuentes cabrían aquí. • Idiomas Buscarán si sabes inglés principalmente. Es imprescindible que el reclutador tenga claro tu nivel de conocimientos, no seas ambiguo, explica claramente tu nivel o tu CV irá al montón de los dudosos. Incorpora aquí toda estancia o prácticas que hayas realizado. • Voluntariado Hoy día las empresas valoran la vertiente colaborativa de los candidatos, que son reflejo de valores sociales con los que les gusta ser identificadas. Tus voluntariados son un buen argumento de venta. Los reclutadores analizan los CV con mayor o menor rapidez, desde medio minuto a varios de ellos. Sin embargo, el cerebro reacciona sin que seamos conscientes y el seleccionador, en cuanto que humano, va a fijarse involuntariamente en los apartados que hemos explicado. ¡Ahora es momento de que recuperes tu viejo CV y lo actualices para que supere esos 6 segundos! Revisa las ofertas de trabajo y encuentra tu nuevo trabajo



Aunque generalmente en los CV y redes sociales el tono de las fotos de perfil suele ser más profesional, se han dado casos que os sorprenderían a todos. ¿Ejemplos? Una foto en una fiesta, otra en la que aparece otra media cara al lado que se ha intentado cortar… y un sinfín de anécdotas que no queremos que protagonices.

¿Va en serio?

¿En serio crees que utilizar la foto de perfil donde sales vestido de traje en fin de año va a funcionar? ¿Paseando a tu perro? ¿Haciendo Crossfit? ¿O sosteniendo la punta de la torre Eiffel?

Un perfil con foto aumenta las posibilidades de que entren a ver tu CV. Y la foto perfecta ayuda a que empieces esa primera toma de contacto con el pie derecho.


Tener la foto perfecta para tu perfil hace maravillas para ti y tu reputación. El objetivo es ayudar a que descubran más cosas de ti y ayudarte a crear la imagen que realmente quieres dar. Debes enfocarte en elegir una foto que de una imagen profesional, no una en la que solo te veas guapo o guapa.


Consejos a la hora de colocar la fotografía en tu CV


1. Elige una foto donde salga tu cara de cerca

2. No muestres una foto con tu pareja o tus hijos

3. Evitar mostrar fotos tipo Facebook

4. Se tú (recientemente)

5. Que no sea una caricatura

6. Evita fotos con marcas

7. No elegir selfies

8. Y sobre todas las cosas: ¡No lo dejes en blanco!


Si tienes alguna duda, pregúntale a algún colega de confianza, a algún familiar o a algún compañero de trabajo, ellos serán sinceros contigo. Además, con cualquier móvil, puedes hacerte una foto de cerca, con vestimenta profesional y un fondo neutral ¡y recuerda siempre sonreír!


Cuando acumulas mucha experiencia profesional, es normal dudar a la hora de priorizar cierta información por encima de otra. Así que si no sabes qué aptitudes poner en el currículum, no te preocupes. A continuación intentaremos darte algunos consejos para que no tengas miedo de eludir algunos datos y decidir cuáles son los que mejor te representan a nivel laboral.


Cómo resaltar tus aptitudes en tu currículum

Céntrate en tu sector

Muchas veces tendemos a incluir toda nuestra trayectoria profesional aunque no esté relacionada con el puesto al que aplicamos.

Esta es una buena decisión cuando hablamos de perfiles con poca experiencia, pero si tu experiencia es dilatada, te recomendamos evitar poner trabajos que seguramente no sumarán a la hora de que te elijan para el puesto.

Demuestra tus habilidades

Este punto puede contradecirse con el anterior. Y es que si bien a priori no te recomendamos incluir tu verano de camarero si aplicas para un puesto de abogado, sí puede ser interesante hacerlo en el caso de que una skill de ese puesto pueda influir en aquel que deseas.

Poniendo un ejemplo, si quieres conseguir un trabajo en el que tendrás que liderar equipos y como camarero liderabas un equipo de 10 personas, añádelo.

Recuerda: la norma es incluirlo solo si las tareas o funciones desempeñadas en uno de los puestos puede aportar al que estás aplicando.

Defínete antes de que otros lo hagan

Antes de empezar a ordenar y estructurar tu currículum, decide si quieres definirte como alguien que ha tocado muchos ámbitos de su profesión, o como un perfil muy especializado. Incluso puedes crear dos versiones dependiendo de la oferta a la que apliques.

Tomar esta decisión previamente te ayudará a decidir qué poner en el apartado de aptitudes de tu currículum y cómo ordenarlo.

Sé conciso

Es lógico querer contar la propia experiencia de forma muy detallada, pero debes pensar en quien leerá el currículum. Probablemente, esa persona no solo tenga poco tiempo para dedicar a la labor, sino que además valorará que tengas habilidades de síntesis.

Haz el ejercicio de listar tus tareas, habilidades o funciones como lo harías de forma natural y después trata de unificarlas y sintetizarlas. Repite el proceso dos o tres veces y verás como eres capaz de resumir tu experiencia sin quitarle valor.

Habla como quieren escucharte

Nunca debes mentir sobre una aptitud, pero puedes enfocarla de una forma u otra dependiendo de lo que se requiera en el cargo al que aplicas.

Una sola palabra puede hacer que tu currículum se quede en la pila, o que seas el primero al que llamen. Si crees que darle un nuevo look a tu CV puede hacer que se destaque por encima del de otros profesionales.


Hoy en día son tan importantes las competencias profesionales como aquellas habilidades personales que nos definen como personas. Puede que ya hayas escuchado el término soft skills, o lo que es lo mismo, “habilidades blandas”, y sepas de qué trata….o igual no.

¿Qué son las soft skills o habilidades personales blandas?

En el caso de que sea la primera vez que lo escuchas, el término soft skills hace referencia a esas aptitudes personales y competencias sociales que permiten a las personas integrarse con éxito en los ambientes laborales.

A diferencia de las hard skills (aquellas necesarias para desempeñar el trabajo y adquiridas a partir de los años de formación y experiencia profesional), las soft skills solo se adquieren con el día a día, estando relacionadas con los rasgos de personalidad y las habilidades generales que son útiles en el mundo profesional.


¿Por qué las habilidades personales son igual de importantes que las profesionales?


Cada vez las soft skills son más valoradas en una entrevista de trabajo, ya que contemplan la capacidad para trabajar en equipo, comunicarse claramente o resolver problemas, entre otras habilidades. Dicho de otra forma, un candidato con buenas “habilidades blandas” tiene más posibilidades de conseguir el trabajo; igual que un empleado, que contará con más oportunidades para ser promocionado a puestos de liderazgo (en comparación con un empleado que destaca por sus hard skills).

Si quieres saber cuáles son las 10 soft skills más valoradas por los reclutadores, en esta infografía te las contamos.


Las 10 habilidades personales mejor valoradas por las empresas




Ahora que ya sabes cuáles son las habilidades blandas en las que más se fijan los reclutadores, destácalas en tus próximas entrevistas, y también si quieres ser promocionado.

2 vistas0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo

Oficina: +34 933.154.999

Móvil: +34 648.565.727

Fax: +34 933.154.999

  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Tik Tok
  • Instagram
  • Icono social de iTunes
Me and Mrs Jones Billy Paul
00:00 / 04:48

© Copyright 2020 creado por G.E.S.A.D. Asesora Personal  CETT